Dani de Morón “21”

Dani de Moron 21

En el tercer disco, aparecieron las voces.

Pasen y escuchen. Escuchen, disfruten y descubran, si aún no se ha hecho con los indispensables “Cambio de Sentido” y “El sonido de mi libertad”, al guitarrista flamenco del 21.
Las cosas han cambiado mucho en el flamenco, sobre todo en la relación del cante con el toque. La, en muchas ocasiones, sumisión por parte del guitarrista a las voluntades creativas del cantaor va desapareciendo gracias al mayor estudio de la música flamenca por parte de jóvenes que se sienten más libres y reflejados en Paco de Lucía o Manolo Salúcar que con Manolo de Huelva o Melchor de Marchena.
La guitarra de Dani de Morón siempre ha llevado la voz cantante en sus discos en solitario, porque canta, y cuando se ha decidido a contar con grandes voces del flamenco, sigue cantando.
Sin llegar a cambiar los papeles como hicieron Rocío Márquez y Miguel Ángel Cortés en las granaínas de “El Niño”, el guitarrista sevillano conduce, de nuevo con la participación de Domi Serralbo, a varios amigos por sus mundos musicales haciéndolos brillar como nunca.
El Pele en la soleá, Poveda con la guajira, Duquende y la seguiriya, Estrella Morente con fandangos de Huelva, Jesús Méndez en tientos, Rocío Márquez con tangos, Arcángel por bulerías, Pitingo en malagueñas, Marina Heredia con abandolaos, Antonio Reyes uniendo fandangos y bulería por soleá, y Esperanza Fernández, termina las colaboraciones al cante, con cantiñas.
El disco se cierra con una granaína, estilo no incluido en sus anteriores trabajos, a palo seco y en los otros cortes encontramos las percusiones de Agustín Diassera y Paquito González con las palmas de Carlos Grilo, Diego Montoya, Los Mellis y El Bo.
A partir hoy el 21 se ha convertido en un número mágico para Dani. Si fue un día en Sevilla o es el siglo en el que vive, no importa.