Arcángel publica “Al este del cante”

Arcangel - Al Este Del Cante

Grabación de Arcángel con las Voces Búlgaras titulada “Al este del cante”.

Hace unos días hablando con Arcángel nos dijo que en su último trabajo se había ido al este para encontrar el norte y probar sus límites saliendo de la monotonía.

En “Al este del cante”, Arcángel nos presenta en disco la estrecha colaboración que mantiene con el coro de Nuevas Voces Búlgaras, relación que inició el 24 de abril de 2013 en una actuación en Sofía y que ha continuado a través de diferentes directos por varias ciudades españolas, como se puede comprobar en los registros realizados en el Teatro Romano de Mérida, La Granja (Segovia) y Alájar (Huelva), que escuchamos en la grabación.

Las Voces Búlgaras casan bien con el flamenco pues no podemos olvidar el elemento de la liturgia bizantina que los une y que Enrique Morente, no podía ser otro, lo vio con suma claridad al incluirlas en su magnífico “Lorca” de 1998, algo que a Arcángel no se le pasó por alto.
Morente y Lorca, pero también Camarón y Lole y Manuel han hecho de nuestro protagonista un cantaor libre con la capacidad de evolucionar y por eso, a modo de homenaje, son los pilares fundamentales de “Al este del cante” con versiones de “La aurora de Nueva York”, “La leyenda del tiempo” y “Cabalgando”.

Lo que aquí encontramos es un ejercicio de varios diálogos que empiezan en el cante y el coro, el peculiar sonido que sale de las guitarras de Dani de Morón y Rycardo Moreno, la jerezana bulería al golpe con las voces, las cantiñas y su remate, la nana con espíritu alosnero, los tangos con aires de jazz, los fandangos en memoria de uno de su técnicos de sonido y la emoción compartida con Lole en el único corte grabado en estudio.
El director Georgi Petkov, el percusionista Agustín Diassera, el contrabajista José Manuel Posada “Popo”, Antonio Forcione y sus arreglos, el guitarrista Pedro Javier González, las palmas de Los Mellis o las letras de Isidrio Muñoz, entre otros, son parte fundamental de la obra.

Arcángel, cada vez más grande y admirado por su apuesta y humildad.