Antonio Lagares: “Venta de Vargas”

Venta de Vargas

Una Leyenda en el Tiempo

 

De Venta Eritaña a Venta de Vargas:

Catalina Pérez, madre de Juan Vargas, no pudo imaginarse cuando arrendó la Venta Eritaña en 1937 que con los años se convertiría en un lugar esencial para el flamenco. Para el flamenco y la gastronomía, pues desde sus inicios fueron famosas sus tortillitas de camarones, el rabo de toro, las papas aliñás o el lenguado de estero.

Antonio Lagares nos cuenta con mimo y detalle, como un cuaderno de bitácora, la historia de este establecimiento que en 1940 pasó a llamarse Venta de Vargas y que después de dirigirla Juan Vargas y su mujer María Jesús Picardo, sus sobrinos Joselito y Lolo Picardo, en estos momentos el negocio lo gestiona Lolo Picardo Fontao como representante de la cuarta generación familiar.

Un lugar con historia:

El libro, con prólogo de Antonio Canales, nos descubre varias anécdotas de las muchas personalidades que la visitaron; políticos, escritores, actores, periodistas, futbolistas, toreros, realeza y sobre todo flamencos.

De estos últimos, la figura de Camarón se presenta como uno de los leitmotiv del libro y no faltan desde sus primeras apariciones por la Venta, al ser amigo de los sobrinos al cierre de la misma, durante tres días, por la muerte del cantaor, el histórico “duelo” entre Caracol y Camarón el 29 de agosto de 1969 o promover el “Manifiesto de la Venta de Vargas”, para pedir de forma póstuma la Llave de Oro para el de San Fernando.

Referente flamenco:

Si la Venta de Vargas es un referente en el flamenco en vivo, fue gracias a la gran afición de Juan Vargas que lo promocionó y a su herederos que han mantenido las actuaciones con nuevas propuestas como la Madrugá Flamenca, Flamenco desde el Balcón de la Venta o instaurar el galardón “Leyenda del Flamenco”, concedido a grandes flamencos como Rancapino, Fosforito, Paco Cepero, El Lebrijano o Curro Malena.
La historia del flamenco se va creando gracias a la labor de investigación que hacen personas como Antonio Lagares y nosotros le agradecemos el tiempo invertido para compartirlo con todos.